HomeSalud VisualLas principales organizaciones de salud ocular publican nuevas recomendaciones sobre la miopía infantil

Las principales organizaciones de salud ocular publican nuevas recomendaciones sobre la miopía infantil

Johnson & Johnson Vision ha anunciado nuevas recomendaciones para que los profesionales de la salud ocular evalúen, controlen y traten la miopía en niños. Las recomendaciones, que llevan por título Manejo de la miopía: una respuesta clínica a la creciente epidemia [descargar aquí], son el resultado de un año de colaboración con algunas de las principales organizaciones optométricas del mundo en Estados Unidos y Singapur, entre ellas la American Optometric Association (AOA), la American Academy of Optometry (AAO), la Association of Schools and Colleges of Optometry (ASCO) y la Singapore Optometric Association (SOA). Esto supone el último hito para hacer frente a la creciente epidemia de miopía tras la creación de una asociación estratégica de investigación entre Johnson & Johnson Vision, el Singapore National Eye Centre (SNEC) y el Instituto de Singapore Eye Research Institute (SERI).

La miopía es una enfermedad crónica y progresiva que plantea la mayor amenaza para la salud ocular del siglo XXI. Los niños de 12 años o menos se encuentran entre los más vulnerables, y se prevé que la mitad de la población mundial sea miope de aquí al año 2050, con mil millones de personas que podrían tener miopía alta.

“Como profesionales del cuidado de la visión, siempre nos ha preocupado la salud ocular de los niños y el avance de la miopía a nivel mundial, y la COVID-19 no ha hecho más que agravar esa preocupación”, explica Noel Brennan, MScOptom, doctor e Investigador Clínico de la FAAO y la Plataforma de Control de Miopía de Johnson & Johnson Vision. “Johnson & Johnson Vision, en colaboración con líderes de la salud ocular, ha creado esta nueva guía de manejo de la miopía como respuesta clínica para abordar los crecientes índices de miopía en todo el mundo y afianzar nuestro compromiso colectivo contra la miopía como una importante amenaza para la salud ocular de nuestros hijos”.

La miopía puede estar causada por factores tanto ambientales como genéticos, y aumenta el riesgo de degeneración y desprendimiento de retina, cataratas y glaucoma, que pueden conducir a problemas visuales y ceguera. Aunque existen directrices con respecto a su tratamiento, las nuevas recomendaciones aportan una mayor conciencia de la necesidad urgente de evaluar, supervisar y tratar la miopía en los niños.

Las nuevas recomendaciones para ayudar a frenar la progresión de la miopía son un gran paso adelante para nuestros hijos

“Los profesionales de la atención ocular están en la primera línea de la atención ocular para luchar contra esta crisis creciente, y es imprescindible proporcionar información clínica prospectiva basada en datos emergentes y en la experiencia de primera mano del mundo real”, explica el Dr. Robert Layman, Presidente electo de la American Optometric Association. “En colaboración con Johnson and Johnson y este grupo de líderes, proporcionamos a los profesionales del cuidado de la visión información que les permitirá ofrecer una atención individualizada al paciente que le tratará durante toda su infancia y hasta la edad adulta”.
Manejo de la miopía: una respuesta clínica a la creciente epidemia contribuye a la concienciación, la investigación y la comprensión colectivas sobre la miopía y proporciona una justificación basada en la investigación sobre cómo y por qué debemos dar prioridad a la salud ocular de los niños.

“Las nuevas recomendaciones para ayudar a frenar la progresión de la miopía son un gran paso adelante para nuestros hijos”, explica Ken Tong, BSc Optom, Presidente de la Singapore Optometry Association. “Las formas tradicionales nos han enseñado a cambiar simplemente los cristales de las gafas a medida que se actualizan las graduaciones. Sin embargo, este es un acto peligroso ya que es probable haya una rápida progresión de la miopía durante la infancia. Esta situación es demasiado común en la clínica, donde nuestros ópticos-optometristas ven que la miopía en los niños aumenta con el tiempo. El aumento de la miopía pone en riesgo la estructura y la salud ocular, lo que supone un mayor riesgo de enfermedades oculares y pérdida de la visión. Como tal, los métodos de control de la miopía deben aplicarse para frenar el progreso de las enfermedades oculares que se pueden prevenir. Si no se interviene en el sistema visual de un niño miope, la miopía seguirá empeorando y representará una mayor amenaza para la salud ocular a lo largo de la vida del individuo”.

Los puntos clave que los profesionales de la visión y los pacientes deben considerar basándose en la nueva guía incluyen:

  • Seguimiento de miopía en niños: Según las directrices de la American Optometric Association (AOA), los niños necesitan exámenes visuales entre los 6 y 12 meses de edad y al menos una vez entre los 3 y 5 años para establecer medidas de referencia, y luego anualmente hasta los 17 años.
  • Asegurar un tratamiento temprano: La indicación determinante para iniciar el tratamiento es la aparición de la miopía. Identificar y tratar la miopía lo antes posible es fundamental para retrasar su progresión.
  • Encontrar la terapia adecuada: El tratamiento adecuado para un niño miope depende de una combinación de los consejos del profesional, la preferencia de los padres y las capacidades y madurez del niño. Los profesionales y las familias pueden elegir la mejor opción para cada paciente, incluida la ortoqueratología, las lentes de contacto multifocales blandas, las gafas de control de la miopía o las gotas oculares de atropina.
  • Medir y controlar la eficacia: Tradicionalmente, la eficacia del control de la miopía se ha medido en porcentajes. Sin embargo, la medición de la longitud axial es preferible para el seguimiento de la miopía debido a la fuerte asociación entre la longitud del ojo y el riesgo de desarrollar complicaciones.
Compartir con:
Etiquetas