HomeSalud VisualVer para Crecer continúa revisando la vista a personas vulnerables

Ver para Crecer continúa revisando la vista a personas vulnerables

Desde mediados de 2020, el proyecto Ver para Crecer, que se nutre del apoyo tecnológico y material de Essilor España, con su Fundación Vision for Life, y de la logística y experiencia en cooperación de la Fundación Cione Ruta de la Luz, se ha reinventado para poder llevar la salud visual “a quienes más lo necesitan, ahora, cuando más lo necesitan”, señala Ismael García Payá, óptico-optometrista malagueño y presidente de la Fundación Cione Ruta de la Luz.

Así, Ver para Crecer ha recuperado el proyecto de Torremolinos que estaba programado para marzo de 2020 y no pudo llevarse a cabo, con la inestimable colaboración del Ayuntamiento del municipio. Yolanda Díaz, de Óptica Díaz, e Ismael García Payá, de Todovision, igualmente en la localidad malagueña, siempre de acuerdo con las organizaciones colaboradoras, han programado las revisiones con los beneficiaros que más lo necesitaban, cuyo examen de graduación visual y posterior entrega de gafas gratuitas y personalizadas, había sido postergado por las circunstancias.

Díaz y García Payá han ido gestionando las propuestas de beneficiarios del Área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Torremolinos, que colabora estrechamente con entidades y asociaciones como Cruz Roja, Manantial de Agua Viva, Luna Nueva, Arte contra el hambre, Aspromanis, Hogar abierto, Emaús, Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) y Zona desfavorecida Torremolinos Norte, dándoles cita previa a los beneficiarios. Los ópticos han encajando las revisiones en el día a día de sus establecimientos desde el mes de noviembre pasado.

Todas las revisiones se realizan con el adecuado protocolo antiCOVID19 y, a las personas que necesitan gafas, se les ofrece la posibilidad de elegir una montura nueva, donada por la Ruta de la Luz, sobre la que los dos ópticos aplican la corrección óptica necesaria, gracias a las lentes de Essilor. En las próximas semanas, hasta finales de febrero, se va a culminar la revisión de más de 370 pacientes.

Ismael García Payá afirma que el impacto de la crisis sanitaria, y sus consecuencias económicas, está menoscabando la salud visual de los más desfavorecidos. “He graduado a personas con hasta dieciocho dioptrías y pacientes con baja visión, a quienes la crisis ha golpeado duramente. A ellos, sus gafas nuevas les han devuelto, al menos la oportunidad de ver mejor, y con ello buscar más y mejores opciones de superar su situación. También hemos percibido la gran labor que con estas personas hacen los servicios sociales de Torremolinos, algo que. como ciudadano, les agradezco sinceramente”. El óptico se queda con el agradecimiento, tan humilde como emocionante, de las personas. “Ellos, que son los que menos tienen, se molestan en traernos un dulce, un bombón para agradecer la ayuda que más que sobradamente merecen. Es, sencillamente, conmovedor. Sabe a gloria”.

“Para nuestro Ayuntamiento es una prioridad poder ayudar a aquellos vecinos y vecinas que más lo necesitan y este proyecto compartido con otras entidades y asociaciones es un paso más en el Torremolinos sensible y social que este Equipo de Gobierno quiere construir. Agradecemos la colaboración de todos y todas por hacerlo posible”, ha asegurado el concejal de Servicios Sociales de Torremolinos, César Carrasco.

Actualmente, Fundación Cione Ruta de la Luz tiene en marcha otros proyectos humanitarios en España. Su presidente afirma que, en estos momentos tan duros de crisis económica, provocada por la pandemia “centraremos nuestros esfuerzos en nuestro país, para aliviar en lo posible la salud visual de las personas más afectadas”.

Compartir con:
Etiquetas