HomeSalud Visual8 de cada 10 familias saben que las pantallas afectan a la visión del menor, pero permite su uso el doble del tiempo recomendado
Rueda de prensa COOOC_pantallas_menores_en_navidad

8 de cada 10 familias saben que las pantallas afectan a la visión del menor, pero permite su uso el doble del tiempo recomendado

El Col·legi Oficial d’Òptics Optometristes de Catalunya ha presentado hoy en rueda de prensa los resultados de su encuesta “Hábitos visuales de los menores de 8 años”, puesta en marcha para conocer cuál es la relación real de los más pequeños con las pantallas digitales y cómo estas pueden estar afectando a su visión. La encuesta, en la que se han registrado datos de 1.105 niños de toda España, nos confirma que uno de cada tres niños usa el móvil o la tablet a diario. En palabras de Alfons Bielsa, presidente del COOOC, “los profesionales de la salud visual estamos convencidos de que es importante alejar a los menores de las pantallas en sus primeros años de vida; sin embargo, vemos como casi dos de cada 10 (19%) usa pantallas entre una y dos horas al día, el doble de lo que aconseja la Organización Mundial de la Salud”.

Entre los problemas que destacan los expertos, se señala no solo la incidencia en el desarrollo de su visión, sino problemas en el desarrollo de su capacidad comunicativa, social y afectiva, reduciendo el número de horas de interactuación con otras personas o su familia. Por ejemplo, “la encuesta nos dice que uno de cada 10 niños come frecuentemente mirando una pantalla y casi la misma cantidad usa móvil o tablet cuando comen en restaurantes, lo que rompe con el tiempo de charla y comunicación que antes se producía en ese momento de reunión familiar”, explica Bielsa.

De hecho, “el consejo a recomendar a los padres es que los menores de 2 años no deben utilizar dispositivos digitales” ha informado Mireia Pacheco, vicedecana de relaciones internacionales, comunicación y promoción de la Facultad de Óptica y Optometría de Terrassa (FOOT).

Además, a pesar de que existe evidencia científica que demuestra que el uso de pantallas en la oscuridad o antes de acostarse modifica los ciclos circadianos del sueño, la encuesta concluye que el 5,3% de los menores de 8 años se va a dormir con su tablet o móvil algunos días de la semana, lo que puede derivar en una reducción de sus horas de sueño, peor calidad del mismo y más fatiga para el menor.

Esta encuesta lanzada previamente al periodo navideño quería saber cómo las pantallas se han incorporado a la lista de regalos más escogidos en estas fechas. Así, “sabemos que el 8,8% de los menores de 4 a 8 años desea recibir un regalo digital, cifra que se incrementa hasta el 12,8% en aquellos niños de 7 a 8 años. Por tanto, las familias que han respondido manifiestan que el 13,8% de los niños de 5 a 8 años recibirá un regalo con pantallas esta Navidad”. Además, gracias a la respuesta de estas más de 700 familias se ha analizado que en periodo vacacional se realiza un uso más intensivo de las mismas por parte de los menores, concluyendo que cerca de la mitad de los niños (47,1%) tendrán autorización para usar más tiempo las pantallas durante las fiestas y solo un 1,2% podrá hacerlo sin limitación horaria.

Para concluir, Alfons Bielsa explica que, según las familias, “siete de cada 10 menores (70,2%) tiene buena visión, mientras que dos de cada 10 (20,2%) aún no se ha revisado nunca. Actualmente, el 9,6% de los niños menores de ocho años ya lleva gafas o lentes de contacto. Además, nos ha parecido sorprendente que ocho de cada 10 padres (88,2%) es consciente de que el uso de pantallas afecta al estado de la visión de sus hijos a pesar de que se les permita su utilización”.

Mireia Pacheco subraya que esta encuesta es importante porque nos permite conocer cuál es el estado real de la situación en España. “La realidad es que la Organización Mundial de la Salud considera la miopía como la pandemia del siglo XXI y se estima que en el año 2050 la mitad de la población mundial será miope”, explica Pacheco. “Actualmente en Catalunya hay dos millones de miopes -12 en España- pero siguen fallando los sistemas de prevención y control precoces, aunque sabemos que a partir de las cinco dioptrías el miope multiplica por 20 las posibilidades de sufrir un desprendimiento de retina o por casi 50 las de maculopatía diabética”.

Estudios recientes demuestran que las tasas de miopía se están incrementando entre los más jóvenes, no solo en cantidad de afectados, sino también en la graduación que presentan: la graduación de los nativos digitales se ha incrementado -1,75 dioptrías en cinco años respecto a la generación anterior (universitarios) fue solo de -0,88 dioptrías en el mismo periodo.

“Sabemos que el uso intensivo de pantallas tiene una incidencia real en el incremento de esta pandemia, por lo que recomendaría a los padres de niños de 0 a 2 años que no permitan que sus hijos usen pantallas digitales en esta etapa; a aquellos de entre 2 y 5 años que limiten su uso, como máximo, a 1 hora al día; los de 5 a 12 que, como mucho, solo lo usen dos horas al día y no de manera continuada, estableciendo períodos de descanso”, concluye Pacheco.

Por todo ello, el vicepresidente del COOOC, Lluís Bielsa, animó a todas las familias a unirse a la segunda edición de la Miopmilla, la primera carrera del mundo para miopes que se celebrará en Barcelona el próximo 19 de enero. “En la actualidad, aunque no estamos en condiciones de frenar radicalmente la aparición de la miopía, sí podemos trabajar para informar a la sociedad, ofreciendo las herramientas necesarias para retrasar su aparición y ralentizar su crecimiento. Por esa razón creemos que esta carrera no solo visibiliza el problema, sino que es la excusa para que la sociedad conozca realmente lo que es la miopía. El requisito indispensable para participar es realizar un examen visual para conseguir el certificado de corredor, al mismo tiempo y de manera lúdica, fomentamos el ejercicio al aire libre, algo muy positivo para el cuidado de la salud visual de los que somos miopes y de los que están a punto de serlo”, explica Bielsa.

Además, esta carrera organizada para miopes tiene como objetivo recaudar fondos para la investigación sobre la prevención de la miopía, dado que con cada inscripción el COOOC realizará una donación a la Facultad de Óptica y Optometría de Terrassa (UPC) para realizar nuevos estudios. Desde hoy y hasta el día de la carrera, las redes sociales del COOOC y de la Miopmilla se llenarán de mensajes que animen a la participación, informen y fomenten un uso responsable de las pantallas para lograr frenar la lacra de la miopía entre nuestros jóvenes.

Para participar en la Miopmilla, los corredores miopes deberán inscribirse en la web http://millamiops.cat/ y adjuntar el documento que certifica su miopía, que podrán solicitar en su establecimiento sanitario de óptica.

La Miopmilla es la única carrera del mundo destinada a informar de los riesgos asociados a la miopía, a explicar cómo prevenir el aumento de la misma y en la que solo participan corredores con miopía.

10 Consecuencias del uso intensivo de las pantallas en la infancia:

  1. En la habitación, a oscuras o antes de dormir reduce y limita sus horas de sueño, genera fatiga y poco descanso. Se cree, de media, que el sueño se reduce 20,6 minutos por día.
  2. En los primeros años de vida (1 – 2 años) limita el desarrollo social y afectivo del menor al reducir el número de horas de interactuación con otras personas1.
  3. Reduce la inteligencia emocional de los menores dado que les incapacita para entender las emociones de otras personas2.
  4. Antes de los 18 meses puede afectar al desarrollo del lenguaje del menor, interfiriendo en su capacidad de comunicación y resolución de problemas3.
  5. En los primeros años de vida y la realización de actividades intelectuales con pantallas –como la lectura- puede generar déficit de atención en los menores.
  6. Genera problemas físicos, como obesidad, en el menor debido a la reducción de horas de juego, actividades deportivas y tiempo en el exterior4.
  7. Puede incapacitar a los menores a lidiar con sus sentimientos, sus sueños y sus procesos de ansiedad5.
  8. Limita la creatividad del menor al reducir el número de horas dedicadas a juegos físicos que inventan o imaginan ellos mismos.
  9. Provoca que la relación paterno-filial se resienta por la costumbre a una instantaneidad en las respuestas y una conversación digital.
  10. Puede tener unas consecuencias aún desconocidas en los menores ya que no hay información suficiente sobre ciertos aspectos que aún se están estudiando.
Compartir con: